¿QUÉ EDAD TIENE ESE ÁRBOL?

La manera más precisa de conocer la edad de un árbol es mirar el corte de una “rodaja” del tronco y contar los anillos de crecimiento. Los árboles crecen por debajo de la corteza y poco a poco van engordando, de manera que se va produciendo nueva madera. Cada anillo muestra su crecimiento a lo largo de un año.

 

 Obviamente, para ver estos anillos en un árbol sano habría que talarlo y ¡matarlo! Por eso es mejor olvidar esta idea y fijarnos en los tocones, que son los restos de árboles caídos o cortados por los leñadores. Si el corte ha sido limpio podremos contar los anillos y conocer la edad que tenía; y si los árboles a su alrededor tienen el mismo tamaño podemos hacernos una idea aproximada de la edad de ese bosque.

 

Pero no todas las especies crecen al mismo ritmo. Hay árboles que se desarrollan muy rápido en sus primeros años de vida, como los pinos, los cedros, las píceas, los abetos y los eucaliptos. En cambio, otros como el tejo, el castaño o la encina son de crecimiento lento, pero suelen vivir más años y fácilmente llegan a ser centenarios. (Fotografía: Tejo Dixie – wikimedia commons)

¿Sabías que… los árboles crecen desde la periferia del tronco, justo por debajo de la corteza, produciendo nueva madera según va engordando?

Además, cuando cae una rama, la madera del centro muere y comienzan a comerla insectos y hongos, generando huecos que luego son utilizados por algunas aves para criar.

 Otra manera de jugar con la edad de los árboles… ¡Haz clic aquí!

Compártelo en las redes sociales.
  • Twitter
  • Facebook
  • email

icono_registrate  Hazte socio