Contenedor amarillo

 

En este contenedor se deben depositar los envases de plástico, los de metal sin olvidar los briks, y las cajas de madera.  Es un contenedor multimaterial que acogerá todos estos materiales que acabarán siendo separados en una planta para que después se puedan reciclar por separado.

En la bolsa amarilla depositaremos, importante, sólo:

 

  • Envases de plástico: envoltorios, botellas de plástico, tapones, bolsas de plástico, de productos de limpieza, como el del gel o el champú, la pasta de dientes o la botella de detergente.
  • Envases de metal: de conserva, de refresco…
  • Envases tipo briks: de leche, de zumo…

 

 

Contenedor de restos

 

Aquí es donde tiramos los restos de comida, los pañales, los juguetes, la arena de gato, objetos de goma, como los guantes de látex y los plásticos que no son envases ni envoltorios.

En algunas ciudades también hay contenedores de recogida orgánica (normalmente de color marrón) que sirve para obtener compost, un abono natural. La basura diaria producida en nuestras casas contiene un 40% de materia orgánica, que puede ser reciclada y retornada a la tierra en forma de humus para las plantas. De cada 100 Kg de basura orgánica se obtienen unos 30 Kg de compost. Así se ayuda a la reducción de basura que se lleva a los vertederos o a las plantas de valorización, también se consigue usar menos abonos químicos. Por otro lado, con el compostaje “casero” se emiten 5 veces menos gases de efecto invernadero que con el compostaje industrial para tratar la misma cantidad de restos de cocina y jardín.

 

 

Compártelo en las redes sociales.
  • Twitter
  • Facebook
  • email

Páginas: 1 2 3 4

icono_registrate  Hazte socio