Ave del año 2016, el gorrión común

 

NUESTRO VECINO, EL GORRIÓN

 

Pocas aves representan tan bien la convivencia entre seres humanos y aves silvestres. Su presencia es tan habitual en nuestros pueblos y ciudades que, si desparece, pueden saltar las alarmas. Nuestro vecino, el gorrión común, es un ave poco exigente para escoger hábitat o alimentación pero, quizá por su estrecha y ya milenaria coexistencia entre nosotros, depende estrechamente de las actividades humanas para sobrevivir. Por eso, en los pueblos abandonados no se suelen ver. Los ejemplares que ahí vivían siguieron al resto de habitantes en su viaje hacia otra parte. El problema es que los gorriones están despareciendo de espacios en absoluto abandonados por el ser humano: diferentes estudios han alertado de su descenso e indican que los que habitan en grandes ciudades desaparecen a mayor velocidad. En Londres o Beijing existe gran preocupación porque ya casi ni se ven por la calle.

 

 

 

¡NECESITAMOS CIUDADES
Y PUEBLOS MÁS VERDES!

 

Aún no comprendemos bien todos los efectos que pueden estar perjudicando a nuestros vecinos los gorriones. Sin embargo, parece lógico pensar que aquello que afecta negativamente a una especie que vive estrechamente ligada al ser humano, también estará afectando a las personas con las que comparte hábitat.

Con el nombramiento del gorrión común como Ave del Año 2016, desde SEO/BirdLife pretendemos llamar la atención sobre la calidad ambiental de nuestros pueblos y ciudades, el hábitat que compartimos con ellos. Es preciso mejorarla con la creación de espacios verdes, la reducción de la contaminación y apostando por la sostenibilidad ambiental en general. Así, crearemos espacios más amigables para el gorrión y, al mismo tiempo, para nosotros. No lo olvidemos: su presencia es un claro bioindicador de la calidad de vida del entorno. Lo que es bueno para el gorrión, es bueno para todos.

Compártelo en las redes sociales.
  • Twitter
  • Facebook
  • email

Páginas: 1 2 3

icono_registrate  Hazte socio